¿Qué es la contaminación acústica?

qué es la contaminación acústica y qué consecuencias tiene

La contaminación acústica, contaminación sónica o contaminación sonora se refiere al exceso de sonido que altera las condiciones normales del ambiente en una determinada zona. La diferencia entre esta contaminación y las demás es que el ruido no se acumula, traslada o perdura en el tiempo como los elementos causantes de otras contaminaciones, pero también disminuye la calidad de vida de los seres vivos que habitan las zonas afectadas.

El ruido, que en este contexto se entiende como sonido excesivo y molesto, es aquel provocado, principalmente, por actividades humanas como el tráfico, industrias, locales de ocio, aviones, barcos, entre otros. Estas actividades afectan de manera negativa a la salud auditiva, física y mental. El término “contaminación acústica” califica el ruido como un contaminante, por lo que conlleva una afectación fisiológica y/o psicológica.

Las secuelas que este tipo de contaminación puede dejar incluyen una disminución importante en la capacidad auditiva, así como la posibilidad de trastornos que van desde lo psicológico (paranoia, perversión) hasta lo fisiológico por la excesiva exposición a la contaminación sónica.

Los límites de la contaminación acústica

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) el límite superior deseable son 70 decibelios (dB). Sin embargo, el confort está por debajo de esa cifra. En España, el nivel de confort acústico son 55 dB. Por encima de eso, el ruido puede ser molesto y afectar al descanso y la comunicación.

Según estudios de la Unión Europea (2005): «80 millones de personas están expuestas diariamente a niveles de ruido ambiental superiores a 65 y otros 170 millones, lo están a niveles entre 55-65». Es decir, la contaminación acústica es intensa y está muy presente. Por ello, la OMS ofrece una guía para el ruido urbano donde conocer todos los detalles sobre la normativa y los efectos de los sonidos sobre la salud.

Qué consecuencias tiene la contaminación acústica

La contaminación acústica afecta a todos los seres vivos, ya que provoca, normalmente, una reacción derivada de un deseo de autoprotección. Los animales silvestres, por ejemplo, están siempre alerta y reaccionan ante cualquier sonido.Se despiertan, se esconden o se enfrentan a la causa del ruido y el cuerpo reacciona inmediatamente con la secreción de adrenalina. El hombre no es una excepción, ya que, por instinto, reacciona de manera similar, aunque más controlada.

La lista de consecuencias puede ser muy larga:

– Malestar y estrés

– Trastornos del sueño

– Pérdida de atención

– Dificultad de comunicación

– Pérdida de oído

– Afecciones cardiovasculares

– Retraso escolar

– Conductas agresivas

– Dificultad de convivencia

– Costes sanitarios

– Baja productividad

– Accidentes laborales

– Pérdida de valor de los inmuebles

– Ciudades inhóspitas

– Retraso económico y social

Existen estudios que corroboran los efectos nocivos del ruido sobre la salud. El Estudio Cohort, de la Agencia Federal Alemana de Medio Ambiente Alemana, asegura que la población expuesta a un nivel de ruido por encima de los 65 decibelios desarrolla a corto plazo un índice superior en un 20% de ataques cardíacos.

Otro estudio del Centro de Estudios Bioclimáticos del CNRS (Francia) expone que las personas mayores y los niños, por su parte, son más sensibles a los ruidos, que afectan a su descanso con más facilidad. Los ancianos son más propensos a despertarse, mientras que los niños suelen mantener el sueño con más facilidad. No obstante, tanto un grupo como el otro experimenta alteraciones vitales debido al ruido, a pesar de no despertarse. Entre los síntomas están alteraciones del pulso, vasoconstricción, modificaciones en el electromiógrafo y en el encefalograma.

Los efectos de este tipo de contaminación, sin embargo, van más allá. La tendencia natural del ser humano a la ayuda mutua desaparece o disminuye cuando hay mucho ruido, reapareciendo en el momento en que baja el volumen del sonido. En experimentos realizados con animales se demostró que un ambiente ruidoso, que supere los 110 dB (como puede ser un claxon de automóvil a un metro, la sirena de una ambulancia a la misma distancia, la música en una discoteca, un concierto de rock o un trueno) aparecen procesos cancerosos.

También se ha comprobado que los niños que van al colegio en zonas ruidosas (industrias, aeropuertos, carreteras con mucho tráfico, etc.), aprenden a leer más tarde, presentan mayor agresividad, fatiga, agitación, peleas y riñas frecuentes, mayor tendencia al aislamiento, y dificultades para relacionarse con los demás. El CSIC afirma a este respecto que la contaminación acústica conlleva efectos negativos en las generaciones futuras, como deterioro del aprendizaje y del desarrollo humano.

 

Fuentes:

https://www.ecologistasenaccion.org/5350/la-contaminacion-acustica/

https://es.wikipedia.org/wiki/Contaminaci%C3%B3n_ac%C3%BAstica

Categorías
Volver a las noticias
Otras noticias relacionadas
¿Por qué es importante reciclar?
Leer más

app de reciclaje

Me llamo A.I.R- e y soy el robot que puede ayudarte a resolver tus dudas sobre reciclaje de residuos.

¡Pregúntame!
Volver arriba