Economía ecológica: la gestión de la sostenibilidad

Economía ecológica: la gestión de la sostenibilidad

Conocemos que los recursos del planeta que habitamos son finitos. Por ello, la sobreexplotación del medioambiente ha puesto el foco en la adopción de nuevas formas de crecimiento económico

A grandes rasgos, la economía ecológica se enfoca hacia la sostenibilidad social y ambiental. Se trata de una ciencia que estudia, interdisciplinariamente, ámbitos como el sistema económico, el medioambiente y el desarrollo sostenible de la economía circular y el reciclaje. 

¿Qué es la economía ecológica?  

La economía ambiental lleva como bandera la sostenibilidad. Así, se puede definir como el estudio del crecimiento económico, respetando los límites naturales de los recursos de la Tierra. 

En otras palabras, este modelo económico busca armonía entre el desarrollo del ser humano y la capacidad de regeneración del medioambiente. Es decir, la economía ecológica analiza la relación entre la biosfera y nuestra estructura socioeconómica. 

En cualquier caso, la economía ecológica, o economía verde, defiende la imposibilidad de desarrollo infinito de la práctica económica actual, que consume dilatadamente los recursos naturales de la Tierra. Además, trata de promover una nueva forma de crecimiento basada en el equilibrio entre la naturaleza y la especie humana

Principios de la economía ambiental 

La economía ecológica se enfoca en el impacto medioambiental de la producción abundante de bienes y servicios. 

En consecuencia, algunos de los ideales que persigue la ciencia de la economía ecológica son:  

  • Mejorar el bienestar social a la vez que reducir el impacto ecológico y el cambio climático
  • Gestionar la sustentabilidad socioeconómica a través de un uso eficiente de los recursos naturales y la reducción de las emisiones de Co2. En otras palabras, asegurar la regeneración de la biodiversidad y reducir la polución. 
  • Alentar la conciencia ambiental sobre los límites ecológicos.  
  • Estimular el desarrollo sostenible a través de la producción y el consumo local. 
  • Reducir la tensión entre la actividad económica expansiva y la conservación de la naturaleza, favoreciendo e impulsando las empresas sostenibles.  

Sociedad Internacional de Economía Ecológica (ISEE) 

La sociedad ISEE, fundada en 1989, es una comunidad de académicos, expertos y activistas. La ISEE fomenta la transformación del modelo económico convencional hacia una sociedad ecológicamente sostenible con una menor huella ecológica, a través de la investigación y la acción político-social. 

Además, la ISEE realiza conferencias donde se tratan temas actuales relacionados con la sustentabilidad. Por ejemplo, «Economía y medios de vida después de Covid-19» en 2020, y «Construir medios de vida alternativos en tiempos de crisis ecológica y política» en 2021. 

También, esta organización cuenta con alianzas regionales, como la sociedad ESEE en Europa. Esta asociación se dedica a promover la comprensión de las relaciones entre los sistemas ecológicos, sociales y económicos desde el punto de vista europeo. 

Impacto ambiental y social de la economía ecológica 

La economía ecológica busca reducir el impacto ambiental de la actividad humana en el planeta. Esto implica reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, controlar la explotación de recursos naturales, evitar la pérdida de biodiversidad y la degradación del suelo y el agua. 

Se centra en la justicia social y la equidad, la salud pública y el desarrollo económico sostenible. 

La educación y concienciación ciudadana forman parte de la economía ecológica, ya que  incrementan la concienciación especialmente en las nuevas generaciones. Esta es la única manera de lograr una estrategia de desarrollo sostenible sólida y que perdure en el tiempo.  

Políticas y regulaciones relacionadas con la economía ecológica  

España posee un marco legal sólido para impulsar la economía ecológica. La Ley de residuos y suelos contaminados, la Ley de cambio climático y transición energética, y la Estrategia Española de Economía Circular (EEEC) conforman la base legal. A su vez, el “Plan de Acción de Economía Circular” y la “Estrategia Nacional de Biodiversidad” concretan medidas para su implementación. 

También existen otras políticas y actuaciones de control, como los impuestos ambientales, que gravan la contaminación y el uso de recursos naturales para incentivar la eficiencia y la sostenibilidad. Las subvenciones a las tecnologías verdes, que apoyan el desarrollo y la adopción de tecnologías ambientalmente amigables. O incluso el comercio justo. 

Ejemplos de modelos económicos sostenibles 

Uno de los ejemplos más significativos, lo tenemos en la agricultura regenerativa. Que aparece como contraposición a los modelos presentes de agricultura y los problemas que estos han generado, aportando un enfoque centrado en restaurar el suelo y revitalizar los ecosistemas y su biodiversidad. 

Las energías renovables son otro ejemplo de modelo sostenible, eliminando los gases de efecto invernadero y generando energía limpia. 

La economía circular es otra estrategia que se integra en un modelo económico sostenible, al reemplazar el tradicional sistema lineal de «comprar-usar-tirar» por un ciclo cerrado que optimiza los recursos y minimiza los residuos. 

En este modelo, los productos son diseñados para ser duraderos, poderse reparar y ser reutilizables y reciclables. Se prioriza la reducción del consumo, la extensión de la vida útil de los productos y la valorización de los residuos como nuevos recursos. 

Innovaciones y tecnologías verdes en la economía ecológica  

La tecnología verde, conocida también como tecnología limpia, se enfoca en el desarrollo y la implementación de productos, servicios y procesos con un objetivo común: proteger nuestro planeta. 

Como misión principal tienen la conservación de recursos y la reducción del impacto ambiental, buscando un equilibrio entre el progreso y la sostenibilidad. 

En los últimos años la energía solar ha experimentado grandes avances. Los paneles solares, ahora más accesibles gracias a la reducción de costes, convierten la luz solar en electricidad limpia y renovable. Una innovación notable son los parques solares flotantes, que se instalan en masas de agua, utilizando un espacio sin afectar al suelo. 

Otro sector que está aportando innovaciones a la economía ecológica, es el del transporte, que se está transformando con tecnologías verdes. Los vehículos eléctricos, cada vez más populares, son una alternativa limpia a los tradicionales coches de gasolina. A la vez se están desarrollando otras opciones como los vehículos de hidrógeno y los biocombustibles. 

Otro aspecto clave de todas las innovaciones es la eficiencia energética. Se busca optimizar el uso de la energía, reduciendo el consumo y el impacto ambiental. Se han logrado grandes avances en el diseño de aparatos energéticamente eficientes, que consumen menos energía para realizar sus funciones. 

Beneficios económicos de la transición hacia una economía ecológica  

En primer lugar, la transición hacia una economía ecológica puede crear gran cantidad de nuevos empleos en sectores como las energías renovables, la agricultura ecológica, el reciclaje o la economía circular. 

Además, la economía circular puede generar nuevas oportunidades de negocio para las empresas que adopten modelos de producción y consumo más sostenibles. 

En segundo lugar, la reducción de la contaminación y la mejora del medioambiente pueden tener un impacto positivo en la salud pública. 

Por último, la adopción de prácticas sostenibles puede hacer que la economía sea más resiliente a los movimientos económicos. Por ejemplo, la inversión en energías renovables puede reducir la dependencia de los combustibles fósiles.  

Desafíos y obstáculos en la implementación de la economía ecológica  

La transición hacia una economía ecológica implica costes en el corto plazo, como pueden ser la inversión en nuevas tecnologías o la formación de trabajadores.  

También puede experimentar en algunas ocasiones falta de apoyo público o que existan grupos con intereses económicos que no encajan con la economía ecológica y se opongan a la transición.  

Roles del sector público y privado en la promoción de la economía ecológica  

Para lograr una transición exitosa, la colaboración entre el sector público y privado es un punto clave. El sector público debe impulsar la economía ecológica a través de políticas e inversiones que incentiven la adopción de prácticas sostenibles. Además de realizar inversiones en infraestructuras. 

Y por su lado, el sector privado tiene el papel de contribuir desarrollando y adoptando tecnologías sostenibles, invirtiendo en proyectos ecológicos, adoptando metodologías como la agricultura ecológica o economía circular, y ofreciendo a los consumidores productos y servicios responsables. 

La economía ecológica se presenta como una alternativa al modelo económico tradicional, ofreciendo soluciones a los desafíos ambientales y generando beneficios sociales y económicos. Esta transición hacia un modelo más sostenible implica un cambio en la forma de producir, consumir y gestionar los recursos. 

Categorías
Volver a las noticias
Otras noticias relacionadas
¿Por qué es importante reciclar?
Leer más

app de reciclaje

Me llamo A.I.R- e y soy el robot que puede ayudarte a resolver tus dudas sobre reciclaje de residuos.

¡Pregúntame!
Volver arriba