Embalajes a devolver a proveedores como estrategia

Embalajes a devolver a proveedores

En un post anterior, ya hemos hablado sobre la devolución de envases y embalajes por consumidores, hoy os hablaremos de los embalajes a devolver a proveedores. 

Los envases de consumo presentes en todos los ámbitos de nuestra vida diaria representan un importante porcentaje de estos residuos. En la consecución de una economía circular y un futuro más sostenible, la reducción de residuos a través de los sistemas de devolución de envases puede ser una alternativa para recuperarlos y posteriormente reciclarlos. 

Es cierto que los envases representan una parte considerable de los residuos, pero centrarse únicamente en su recolección a través de sistemas de devolución, también puede desviar la atención de otras estrategias más efectivas y menos costosas para reducir la generación de residuos en primer lugar. 

La promoción de envases reutilizables, la reducción del uso de materiales innecesarios y el fomento de alternativas más sostenibles son enfoques que pueden tener un impacto más significativo en la reducción de residuos a largo plazo, es clave tener presentes siempre las 3R.

¿Qué son los envases y embalajes a devolver a proveedores?

Hay que diferenciarlos de los envases a devolver por los clientes (SDDR) de los que ya hablamos en este post anterior. 

En este caso, los envases y embalajes a devolver a proveedores, son aquellos que, tras cumplir su misión de transporte o protección de los productos, son devueltos al proveedor original para su reutilización, reciclaje o valorización. Dentro de este término se pueden aglutinar una amplia gama de envases, como por ejemplo cajas de cartón y palets de madera o botellas de vidrio retornables y bidones de plástico industriales. 

Legislación española: marco regulatorio para la devolución

La devolución de envases y embalajes en España se encuentra regulada por un marco legal en constante evolución. Ley 22/2011, de 28 de julio, de residuos y suelos contaminados, establece la base para la gestión de estos residuos, promoviendo la prevención, la reutilización y el reciclaje. 

Además, la Ley 7/2022, de 8 de abril, de residuos y suelos contaminados para una economía circular, establece una serie de medidas para fomentar la economía circular y reducir la generación de residuos, como la obligación de los productores de envases y embalajes de garantizar la recogida separada de los mismos y de fomentar su reutilización y reciclaje. 

El Real Decreto 1055/2022, que desarrolla el régimen de responsabilidad ampliada del productor, establece obligaciones específicas para fabricantes, envasadores e importadores en cuanto a la financiación de la gestión de los residuos de envases que ponen en el mercado. También existen directivas europeas al respecto. 

Obligaciones de empresas y proveedores: un compromiso compartido

Las empresas que utilizan envases y embalajes en sus operaciones tienen, según la ley, la responsabilidad de asegurar su correcta gestión, ya sea mediante su devolución al proveedor, o su reciclaje a través de un sistema integrados de gestión SCRAP. 

Los proveedores, por su parte, deben facilitar la devolución de estos elementos, estableciendo canales de recogida eficientes y garantizando su adecuada gestión posterior.  

Sin embargo, esta estrategia presenta tanto oportunidades como desafíos, y su eficacia puede variar según las circunstancias. 

La selección de proveedores comprometidos con la sostenibilidad es fundamental para el éxito de la devolución de embalajes. Priorizar aquellos que ofrecen soluciones de embalaje reutilizables, fabricadas con materiales reciclados o de bajo impacto ambiental, y que además se responsabilicen de su recuperación y reutilización, sienta las bases para una economía circular. 

A nivel interno de la empresa, implementar sistemas eficientes de gestión de residuos, incluyendo la clasificación y almacenamiento adecuado de los embalajes, garantiza que estos lleguen en condiciones óptimas a los proveedores. Al igual facilitar la coordinación de la logística de recogida y devolución, para que los procesos estén optimizados y se reduzcan los costes asociados. 

Dentro de las obligaciones de los proveedores, uno de los puntos es el diseño de embalajes reutilizables. Los proveedores tienen que desarrollar soluciones duraderas, que soporten múltiples usos, y fabricadas con materiales reciclados o de origen sostenible, minimizando así la demanda de nuevos materiales. 

Establecer sistemas de logística inversa eficientes, que optimicen las rutas de recogida y reduzcan al mínimo el impacto ambiental del transporte. Una vez recogidos los residuos, la correcta implementación de procesos rigurosos para el reacondicionamiento, que garantice que los embalajes recuperen su funcionalidad y puedan ser reutilizados en óptimas condiciones. 

Todo esto conlleva también algunos desafíos, como que la implementación de sistemas de devolución puede requerir cambios en los procesos logísticos o generar costes adicionales para empresas y proveedores. Además, no todos los proveedores ofrecen soluciones de embalaje reutilizables o cuentan con sistemas de recogida eficientes. 

Procesos de devolución: de la recogida a la valorización

Estos procesos de devolución de envases pueden variar en función del tipo de material, el sector industrial y las particularidades de cada empresa. Aunque suele desarrollarse en estas 4 etapas. 

Lo primero es recoger los embalajes, principalmente en almacenes o centros de producción, para posteriormente, ser clasificados según su tipo (plástico, cartón, vidrio, metal, madera, etc.) y su estado (limpio, sucio, dañado). 

Una vez realizado este proceso, los elementos clasificados son transportados al proveedor original o a un centro de gestión especializado, utilizando medios de transporte eficientes y sostenibles. 

Se procede a descargar los embalajes y se inspeccionan minuciosamente para evaluar su estado y determinar si son aptos para su reutilización. En caso necesario, se someten a procesos de limpieza o desinfección para garantizar su higiene y seguridad. 

Por último, dependiendo de su estado y características, los embalajes son reutilizados directamente, reciclados para obtener materias primas secundarias o usadas para generar energía. 

Soluciones tecnológicas: innovación al servicio de la devolución

En todos los procesos que acabamos de ver, la tecnología desempeña un papel cada vez más relevante. Tanto en la optimización de los procesos de devolución de envases y embalajes, como en los propios envases. 

Algunas soluciones permiten la coordinación eficiente de la logística inversa, facilitando la comunicación entre empresas y proveedores, la programación de recogidas y la gestión de inventarios. 

También es muy útil el uso de sistemas de identificación y etiquetado inteligente. Utilizan tecnologías como códigos de barras, RFID (identificación por radiofrecuencia) o NFC (comunicación de campo cercano) para identificar y rastrear cada envase o embalaje de forma individualizada. 

También la robótica del reciclaje, ha evolucionado de manera considerable en los últimos años. 

Con el aumento de la conciencia ambiental y los avances tecnológicos, los sistemas de devolución de envases se consolidan como una solución eficaz para minimizar los residuos y asentar el modelo de economía circular. 

Aunque siempre recordamos que esta práctica debe complementarse con la priorización de las 3R (Reducir, Reutilizar, Reciclar) y un compromiso firme con hábitos responsables. 

Categorías
Volver a las noticias
Otras noticias relacionadas

app de reciclaje

Me llamo A.I.R- e y soy el robot que puede ayudarte a resolver tus dudas sobre reciclaje de residuos.

¡Pregúntame!
Volver arriba